El infierno de la precariedad y la depresión endémica

La Nación / Argentina / El filósofo italiano Franco Berardi, gestor de varios proyectos colectivos desde el Mayo francés en adelante, apuesta ahora por una plataforma tecnológica cooperativa que agrupe a ingenieros, artistas, ‘hackers’, científicos, activistas e intelectuales. “Los pocos individuos lo suficientemente fuertes como para explotar y saquear lo que estaba a su disposición emergieron como los ganadores del juego de la Modernidad tardía. El problema es que prácticamente han destruido el mundo. Han empobrecido la clase trabajadora, han devastado el medio ambiente y han empujado a la mayor parte de las nuevas generaciones hacia el infierno de la precariedad, la soledad y la depresión epidémica”, escribe.

Continúa leyendo El infierno de la precariedad y la depresión endémica

Las cenizas de Rimbaud

Si hay un sobreviviente en el mundo de la poesía ese es Rimbaud.  Antes de morir “un 10 de noviembre por la tarde a las dos” de un cáncer, con una pierna amputada, a la edad -de 23 años- en que los mortales comunes recién están asomándose a la vida, había pasado por experiencias que otros no tendrán aunque se reencarnen, atravesando sin anestesia su “temporada en el infierno”.  En este ensayo el escritor Thomas Bernhard repasa momentos en la vida del poeta, pero no para contribuir  su canonización, sino para humanizarlo y hacer que vuelva respirar entre nosotros.

Continúa leyendo Las cenizas de Rimbaud

Elogio del trabajo manual

Claude Levi-Strauss -padre de la antropología moderna, y el mayor etnólogo del siglo XX- leyó el texto que comparto a continuación, en la ceremonia de entrega del prestigioso Premio Internacional Nonino, el 1° de febrero de 1986, en Percoto, provincia de Udine, Italia. 

Continúa leyendo Elogio del trabajo manual

Un guardián de la utopía

Vicente Parrini  Roses/ Revista Paula/ febrero de 2012 /

Conversar con Gastón Soublette, una tarde de verano a la sombra de un palto centenario en una parcela de Limache, puede ser una vivencia digna de ser contada a los nietos. Su sencillez en el trato, su fina inteligencia y vasta cultura, fundada en la práctica de la meditación y el desarrollo sistemático de variados saberes, lo convierten en un interlocutor inolvidable. Para satisfacer a su padre Soublette terminó Derecho en la Universidad de Chile, pero en compensación a ese preámbulo tedioso, decidió consagrarse a lo que de verdad le interesaba: el estudio de la música –egresó como compositor del Conservatorio de París–, del arte medieval, de la filosofía oriental –el tao te king, el confucionismo, el hinduismo–, de la cultura mapuche y la sabiduría popular. Con idéntico entusiasmo ha ejercido hasta hoy la docencia y la escritura sobre los temas que lo apasionan, como se puede apreciar en dos de sus más recientes libros: Sabiduría chilena de tradición oral: refranes y La cara oculta del cine.

Continúa leyendo Un guardián de la utopía

El valor de la derrota

Pienso que es necesario educar a las nuevas generaciones en el valor de la derrota. En su gestión.
En la humanidad que de ella emana.
En construir una identidad capaz de advertir una comunidad de destino donde se puede fallar y recomenzar sin que el valor y la dignidad sean mellados.
En no devenir en un codeador social, en no pasar sobre el cuerpo de los otros para llegar primero.
En este mundo de vencedores vulgares y deshonestos, de prevaricadores falsos y oportunistas, de gente que cuenta, que ocupa el poder, que roba el presente y el futuro, a todos los neuróticos del éxito, de aparecer, del llegar a ser.
A la antropología del vencedor prefiero de lejos la del que pierde.
Es un ejercicio que me hace bien.
Pier Paolo Pasolini

Pablo de Rokha: la odiosa e insoportable genialidad del poeta

 

VP / Mi primer contacto con de Rokha fue a través de la revista Multitud, que se vendía en ciertos locales de culto del mercado persa Bio Bio. En ese tiempo, mediados de los 80, tenía allí un puesto de cachureos donde junto a un socio vendíamos las cosas más variadas. De Rokha con sus bellas ediciones gigantes de papel cartón amarrado con alambre de cobre –si mal no recuerdo- no podía estar ausente en esa república independiente que era -y espero siga siendo- el persa del Bio Bio y todo ese barrio colindante con la Gran Avenida.

Confieso que nunca lo leí de manera sistemática y que los recuerdos de sus versos, leídos en forma dispersa,  son como pantallazos de un lenguaje duro, de boxeador herido, de versos escupidos contra la injusticia o exaltando a un nivel mítico las comidas caseras chilenas. El mote de telúrico ya suena demasiado a lugar común en relación a su personalidad arrolladora, su sensualidad desbordante, su odio parido contra Neruda, de quien dijo algo así como que era un clavo oxidado de la suela de un zapato viejo de César Vallejo.

Un librero  me contó que había conocido  a De Rokha y tenía  recuerdos  de cómo se trasladaba en tren, o en carro, a veces, de pueblo en pueblo, vendiendo en persona sus libros; inyectándole chispa a la monótona vida provinciana cono sus  comilonas y tomateras.

Sin duda,  Pablo de Rokha es uno de los sobrevivientes natos de la escena poética chilena. Casi nunca con el viento a favor y con la animadversión del vate mayor, supo golpear la mesa de los eruditos y los pedantes y le metió aire fresco a la vida cultural de un territorio que recorrió con sus libros bajo el brazo, con la prolijidad de un vendedor viajero.

Comparto con ustedes un artículo sobre  De Rokha escrito en la revista Urbatorium  y un conjunto de enlaces que los llevarán a artículos que aportan al conocimiento del poeta y de su obra.

Continúa leyendo Pablo de Rokha: la odiosa e insoportable genialidad del poeta

De la soledad, ensayo de Michel de Montaigne

 

VP / En este ensayo Montaigne reivindica la soledad y descree de los viajes, salvo que sean interiores y con prescindencia de las compañías vacuas. A pesar de la traducción que parece un tanto desprolija y de la ortografía que solo corregí en parte, Michel de Montaigne despliega su agudeza y su talento como quien maneja un bisturí. Si se vive entre la gente es muy posible imitar los vicios o bien odiarlos, situaciones arriesgadas porque la imitación puede ser letal y el odio injusto, dado que no son todos los vicios iguales, nos advierte. También compara al hombre que cree haber roto sus vínculos con el sistema  con el perro que tras mucho forcejear corta la cadena pero continúa el viaje,  collar a cuestas. “Se en la soledad tu propio mundo” nos dice citando a Tíbulo, que no tengo la menor idea de quién es, ni quiero averiguarlo. Y nos remata con Percio: “pronto serás ceniza, sombra y recuerdo” (Y a lo mejor y a mediano plazo, ni siquiera eso).
Vamos con Montaigne:

Continúa leyendo De la soledad, ensayo de Michel de Montaigne

Sobre gatos errantes y extraterrestres

VP / Siempre es un placer encontrarse con una columna del escritor Roberto Merino. Ya sea cada lunes en LUN o domingo por medio en Artes y Letras de El Mercurio, no dejará de sorprendernos con su particular mirada, su ojo clínico para detectar los lugares comunes,  los falsos profetas, la palabra ampulosa,  los pliegues de una realidad siempre difusa. Ahora fue el turno de los gatos, amados por Baudelaire y detestados por “la gente práctica y los moralistas”, quizás por la misma gracia que tiene Merino: la de descolocar con su perspicacia a  ciudadanos adormilados.

Distante compañía