LA ISLA DEL LAGO INNISFREE

 van g
Me levantaré y partiré ahora, partiré hacia Innisfree,
y construiré allí una pequeña cabaña, hecha de arcilla y zarzas:
nueve surcos de judías tendré allí, y una colmena,
y viviré solitario, entre el zumbar de las abejas.
Y encontraré allí paz, paz que gotea lentamente,
desde los velos de la aurora hacia donde el grillo canta;
allí la medianoche es toda un tenue brillo, y el mediodía es de un fulgor púrpura,
y el atardecer se llena de las alas del tordo.
Me levantaré y partiré ahora; pues siempre, de noche y de día,
escucho el apagado rumor del agua en la ribera,
y mientras permanezco sobre la vereda, o sobre la gris acera,
lo escucho en lo mas hondo de mi corazón.

W. B. Yeats

Palabra de sobreviviente

david-lynch

David Lynch.  (Conferencia sobre la meditación trascendental)

Los fracasos son tan increíbles. Un fracaso es una tristeza y un horror grandísimo. Pero de ahí solo se puede ir hacia arriba. Así que del fracaso surge una libertad enorme y eufórica; es imposible perder más.  Ya solo se puede ganar. El éxito es muy bonito, pero, entonces, Dios mío,  ¿y si fracaso? Como lo siguiente no sea muy muy especial, todo se desmoronará, me pongo tenso, me preocupo. El éxito puede ser una pesadilla. Ambas cosas tienen lo bueno y lo malo”.

nietzschegun

Friedrich  Nietzche. Humano, demasiado humano

Cuando en una mañana de domingo oímos repicar las viejas campanas, nos preguntamos: ¿es posible? Esto se hace por un judío crucificado hace dos mil años, que decía que era hijo de Dios, sin que se haya podido comprobar semejante afirmación. Un dios que engendra hijos con una mujer mortal; un sabio que recomienda que no se trabaje, que no se administre justicia, sino que nos preocupemos por los signos del inminente fin del mundo; una justicia que toma al inocente como víctima propiciatoria; un maestro que invita a sus discípulos a beber su sangre; oraciones e intervenciones milagrosas; pecados cometidos contra un dios y expiados por ese mismo dios; el miedo al más allá cuyo portón es la muerte; la figura de la cruz como símbolo de una época que ya no conoce su significado infamante… ¡Qué escalofrío nos produce todo esto, como si saliera de la tumba de un remoto pasado! ¿Quién iba a pensar que se seguiría creyendo en algo así” .

Continúa leyendo Palabra de sobreviviente

Como vivir solos, Filosofía de la deserción por Peter Pal Pelbart

pariguagua

Este título es un juego de palabras a partir del Cómo vivir juntos de Roland Barthes, e inspirado en una escena de la que fui testigo, a comienzos de los años ochenta, en una clase de Deleuze en París. En una de tantas, uno de los asistentes, tal vez un paciente de Guattari de la clínica La Borde, interrumpió la disertación para preguntar por qué hoy en día se dejaba a las personas tan solas, por qué era tan difícil comunicarse. Deleuze respondió gentilmente: el problema no es que nos dejan solos, es que no nos dejan lo suficientemente solos.

Continúa leyendo Como vivir solos, Filosofía de la deserción por Peter Pal Pelbart